Seleccionar página

El amor no se puede medir.

Este sentimiento va por libre y no le gusta atender a razones. Existen distintos tipos de amores distintos que se pueden dar a lo largo de nuestra vida y que siguen un patrón verdaderamente concreto. Es por ello que en Amore Mío nos ha sido curioso contaros un poco más sobre los tres tipos de amores que se pueden dar a lo largo de tu vida. 

El amor idealista:

Este, es un amor primerizo, joven, puro, desenfrenado. Las personas suelen vivirlo con su primera pareja, es por así decirlo nuestro primer amor y suele ser de los primeros contactos directos con este.

El amor idealista se caracteriza por el concepto que nosotros tenemos del amor. Una especie de inocencia que trae consigo ingenuidad propia de alguien que no tiene otra referencia emocional que lo que ha visto en las películas.  Ya que aún no se han topado con ningún desengaño este amor se vive con total intensidad. Nos encontramos inmersos en esta clase de amor que nos lleva a enfrentarnos con la realidad, la desilusión, el sufrimiento y otros sentimientos; Que nos hacen creer como si se nos fuera a acabar el universo cuando esa persona nos deja. Aunque los psicólogos advierten que “este tipo de amor no es tiempo perdido, es necesario y nos ayuda a crecer”

El amor por necesidad

 Cuando nos falla el primer amor, y nos enfrentamos a la triste realidad, más allá de los cuentos de princesas y las películas Disney nos encontramos; Con un tipo de amor diferencial con respecto a las dudas, la soledad, o el sentimiento ocasionado por esa persona que nos ha abandonado por primera vez. En esta fase sentimos una irremediable atracción hacia diversas personas que van pasando por nuestras vidas, y sin remedio no podemos evitarlo. Vivimos entre la espada y la pared ya que sentimos la necesidad de estar solos o rescatar y potencializar nuestra individualidad o bien sentirnos queridos por otra persona que cure nuestras heridas

Es en esta fase cuando experimentamos un amor fuerte, apasionado, pero acompañado de cicatrices aun recientes. Esto lo hace un amor destructivo ya que genera una dependencia insana hacia la otra persona

El amor inesperado

Después de los fracasos sufridos, suele llegar una fase en la que nos queremos en exceso, si, si. A nosotros mismos, tal vez siendo un poco más egoístas de lo que ya éramos o queremos de más pero al revés. Al llegar a este tipo de amor, hemos superado, asimilado fracasos y seguido adelante. Y sabemos que necesitamos un tiempo para querernos más a nosotros mismos. A su vez aprendemos que es importante querer a la otra persona, pero sin llegar a la locura. Solo pasión y cordura.

En esta fase el amor no es vital. La complicidad, la comprensión y la sinceridad son las claves de esta forma de amar.

Esto nos lleva a pensar que entre todas las fases amorosas esta es la más parecida al concepto verdadero de “Amor real”

Y tú ¿Cuántos has vivido ya? En Amore Mío te invitamos a que nos conozcas y nos elijas para ayudarte a encontrar ese amor inesperado para todos tus días… ¿Todavía te lo estas pensando? Pásate por nuestra web.